viernes, 4 diciembre, 2020
Morelia, Michoacán: 15° C
viernes, 4 diciembre, 2020
Morelia, Michoacán: 15°C

MAKE THE WORLD GRETA AGAIN: UNA FUERZA DE LA NATURALEZA

Reportaje / 03 Nov, 2020 /

Por: Ángel Almada Garmendia
Fotografías: Publímetro, Poder y Crítica, El Español, Sin Lupa

Sinopsis: Página oficial del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM).
La historia de la activista climática adolescente Greta Thunberg se cuenta a través de imágenes nunca vistas en este documental íntimo del director sueco Nathan Grossman. Comenzando con su huelga escolar unipersonal para la acción climática fuera del Parlamento sueco, Grossman sigue a Greta, una estudiante tímida con Asperger, en su ascenso a la prominencia y su impacto global galvanizador mientras provoca huelgas escolares en todo el mundo. La película culmina con su extraordinario viaje a través del Océano Atlántico para hablar en la Cumbre de Acción Climática de la ONU en la ciudad de Nueva York.

 

“Si ustedes nos fallan, nosotros jamás se los vamos a perdonar”- Greta Thunberg

¿Cómo se puede iniciar una opinión de un tema tan crítico? ¿Las palabras son suficientes para expresar el verdadero sentir de la sociedad ante el cambio climático? Para ser sincero, no.

 

 

 

Yo soy Greta Thunberg, documental dirigido por Nathan Grossman, es una pieza audiovisual que todos, de verdad, todos tienen que ver. La opinión de las personas sobre la joven activista de Suecia es válida, sea cual sea, pero hay algo que debemos tomar en cuenta como seres humanos y sociedad mundial: el cambio climático es real.

El pasado 1 de noviembre pude ver este documental, y, ¿qué puedo decir yo sobre él? Con la libertad periodística que se exige en estos tiempos, y como asistente habitual a las salas de cine, mi postura es la siguiente: este es uno de tantos productos que son necesarios para las proyecciones, por el mensaje que transmite. Actualmente, el cine está plagado de productos de gran presupuesto, pero, ¿dónde está la valoración de un documental?

Yo soy Greta Thunberg es la historia de un ser humano normal, como cualquiera de nosotros, con metas y aspiraciones. Con tan solo quince años, logró reunir a más de 7 millones de personas a nivel mundial que se manifestaron en las calles para exigir justicia y una pronta reacción de los gobiernos ante el cambio climático.

Muchas personas han criticado a la joven Thunberg, la han llamado mocosa, inmadura y la han mandado callar, tanto en noticieros como en meetings de los políticos más importantes. También, se le criticó como una niña con Asperger. Ella misma manifestó que lo tiene, pero no que lo padece. Frase para ponerse de pie y aplaudir.

Si hay algo que resume todo el documental, pero, sobre todo, el actuar del ser humano, es lo siguiente que dijo la propia Greta: los adultos dicen una cosa y hacen otra completamente diferente, siempre. Lo dice una voz en off, una niña de quince años, sueca, hambrienta de justicia, de que se haga algo, y que las palabras no se las lleve el viento.

Greta Thunberg es como cualquiera de nosotros, solo que hay una diferencia: ella es de las que actúan, no de las que hablan, porque vaya que es sencillo hablar y no hacer. Menos palabras y más acción, les digo yo en este escrito. Las palabras se las lleva el viento, pero los actos quedan para siempre. La ley del mínimo esfuerzo es lo que tiene al mundo sumido en la ignorancia y en la miseria social.

 

¿Cuántas veces hemos oído el típico y cansino discurso político de que las cosas van a mejorar? Uno como servidor social e intérprete de la información, como periodista, tiene el deber moral de informar con la verdad. Cuanto miedo se le tiene a la verdad…

 

Greta Thunberg, contra viento y marea, ha logrado un movimiento de cuidado ambiental, posiblemente el más grande de los últimos tiempos, y todo empezó con una huelga escolar afuera de las oficinas del Parlamento del gobierno de Suecia.

Desde Francia hasta El Vaticano, el nombre de Greta Thunberg es un huracán de cambio, el de un cambio necesario, en donde niños, jóvenes y adultos estamos involucrados en lo que le pase a nuestra única casa, el planeta Tierra. Hagamos de nuestra casa un lugar digno para vivir.

Make the world Greta again… Citando a la joven activista sueca, hay que tener un poco de Asperger, en lo referente al clima, para de verdad, hacer algo importante.