viernes, 6 diciembre, 2019
Morelia, Michoacán: 15° C
Radio
viernes, 6 diciembre, 2019
Morelia, Michoacán: 15°C

Entrevista con la Ru

Entrevista / 08 May, 2019 /

Por Mauricio Barrera

Más allá de ser una mujer emprendedora y trabajadora, la Ru es un ejemplo de mujer y demuestra que si se quiere salir adelante, se puede. La charla giró en torno a su música, sus inicios y el presente de la Ru como cantante y mujer emprendedora.

Desde los ocho años ingresó al mundo de la música, se especializa en Jazz y Boleros con su hermano el Rul y tiene varias colaboraciones con los Aristo Swings.

También está trabajando en un nuevo personaje, del cual escribe un libro, así que habrá que esperar con ansias para ver lo que nos va a ofrecer la Ru en esta nueva faceta llamada Escarlett.

¿Quién es la Ru?

Bueno, la Ru es un seudónimo que elijo para mi papel como cantante ¿no? Porque bueno, me parece muy importante separar como mi nombre, como persona, como profesora, como mercadóloga, como todas esas cosas que hago desde la parte profesional – empresarial, y separarlo de la parte artística, creo que es muy importante eso.

¿De dónde surgió el nombre de la Ru?

La Ru (risas), una de mis mejores amigas que es bailarina, me empezó a decir de cotorreo la Ru, como con esta picardía popular ¿no? De que la Ru, entonces la gente me empezó a decir la Ru o Ruth, y pues ya se me quedó así, me da mucha risa porque en ciertos círculos me decían “¡Ah! La Ru, como la calle en francés ¿no?” Y yo les decía: “No, la Ru”. Entonces decía que me encantaba esta parte de mi nombre porque cualquier persona de cualquier clase social, tira barrio cuando dice mi nombre (risas), entonces de ahí. De ahí surge la Ru, bueno porque soy Ruth y pues esta amiga me dice Ru y todo el mundo me empieza a decir la Ruth o la Ru.

 ¿A qué edad comenzó a gustarte la música?

Yo creo que desde que tengo memoria me gustó la música, pero empecé a cantar a los ocho años, mi papá era médico y era melómano, a cada fin de semana llegaba con discos nuevos, ¿no? Siempre escuchaba de todo tipo de música y nos ponía a escuchar.

Mi hermano empezó a tocar la guitarra y como somos tres, pues yo era la más chiquita y la única que hacía de jalón, entonces empiezo yo a cantar con él y de ahí surge como la parte de  la música.

¿Quién te inspiró para dedicarte a la música?

Mi papá definitivamente. (Sonrió y suspiró)

¿A qué edad interpretaste tu primera canción?

Empecé a los ocho años a cantar, pero mi papá muere cuando yo tenía diez años, entonces dejé de cantar, vivíamos en Uruapan y nos mudamos a Morelia. Mi hermano se mete a estudiar al Conservatorio de las Rosas, yo entro a un curso de verano y tengo por ahí un comentario desafortunado diciéndome que me dedique a otra cosa, que la música no es para mí y es hasta los 30 años  que vuelvo a retomar la música y empiezo a cantar, y pues sí, a los 30 años digamos que formalmente reinicié.

¿Cómo era tu vida antes de retomar el mundo de la música?

(Risas) ¡Híjole! Pues fue… Fue complicado, con la muerte de mi papá, mi mamá estaba súper chava, tenía pues casi mi edad, tenía 35 años cuando se queda viuda con dos adolescentes y una puberta, entonces entró en una depresión profundísima, mi hermana estudiaba en la tarde en la prepa y mi hermano estaba todo el día en el conservatorio y mi mamá pues empieza a dar terapias alternativas, y estaba pues prácticamente todo el día también.

Entonces me toca crecer sola ¿no? Y me toca pues aprender muchas cosas (risas) sin mucho acompañamiento, mi hermano siempre estuvo ahí dentro de lo que podía, mi mamá pues estaba muy muy deprimida ¿no? No era para más… Bueno, no era para menos (risas) con esta situación ¿no? De perder tu pareja de vida tan chava y con tus hijos, sin saber qué hacer y sin tener una formación de licenciatura, ella se salió antes de acabar su carrera, entonces fue como una bomba para ella, muy, muy fuerte, entonces yo a los 18 y medio, bueno, a los 19 tuve mi primer hijo, entonces empecé a estudiar, tuve ahí unas broncas: la SEP la tomaron un ratote, me entregaron mi certificado de la prepa después y me invalidaron todos los estudios de la licenciatura, volví a entrar, conocí a un chavo. Bueno ya nos conocíamos, me pidió que me casara con él, me embarazo, me manda al carajo, me pone el cuerno con una de mis mejores amigas.

A los 24 años tuve a mi segunda hija, fui muy juzgada pues por embarazarme tan chiquita, por ser mamá soltera, por tener dos hijos de diferente progenitor, pero bueno pues… Así es la vida ¿no?

Yo creo que me dijeron todos los adjetivos calificativos como insulto que puede recibir una mujer y me he abrazado a ellos ¿no? Porque finalmente no me importa, creo que me siento muy orgullosa por lo que he logrado, creo que he aprendido mucho, creo que he madurado muchísimas cosas, tengo dos hijos maravillosos y tengo una pareja que nos ama, somos una gran familia, fue difícil, fue muy difícil pero bueno, posteriormente me fue muy bien, desde antes de salir de la carrera empecé a ejercer en una empresa de investigación de mercados, entonces aprendí muchísimo, fui súper exitosa, bueno, desde esta parte ¿no? De la profesión, me sentí muy bien, ganaba súper bien pero me sentía deprimida, porque decía: “Bueno, por qué si lo tengo todo, gano bien, tengo coche, tengo la casa, tengo una pareja, tengo dos hijos, ¿por qué me siento así? Y curiosamente empezaron a regresar mis amigos de la adolescencia, del Conservatorio de las Rosas y pues uno de ellos empezó a hacer Jam’s Sessions y me dijo «¿qué onda?» Que fuera y no sé qué y le dije “¡Ay! Tengo ganas de cantar, ¿puedo ir a cantar?” Y me dijo: «¡claro!» Entonces fui una vez y me di cuenta que eso era lo que me faltaba en la vida.

¿Por qué decidiste dedicarte a la música y no a otra cosa?

Porque… La música… Híjole (suspiro), yo creo que es una herramienta muy poderosa, para transmitir ideales y para transmutar emociones ¿no?

¿Qué es lo que más te gusta de dedicarte a la música?

Pues el momento de estar en el escenario y el poder compartir emociones con el público… Eso… Es increíble.

¿Qué es lo que sientes cuando estás en un escenario? ¿Cuál es ese sentimiento cuando escuchas que te gritan venga Ru?

Nombre, es una euforia impresionante… Es… Maravilloso… Sí, yo creo que juega bastante el ego y cualquier artista que diga lo contrario, te está mintiendo, porque por supuesto que es una euforia grandísima y sí, claro que te sientes importante, pero también es una gran responsabilidad.

Porque estando allá arriba tienes la responsabilidad de lo que dices y haces, porque también por eso es esta situación de separar a Ruth Maldonado de la Ru.

Porque en el escenario me convierto en la Ru, soy un personaje, en el escenario la Ru es una mujer seductora y seduce a todas y a todos ¿no? Entonces  llega un punto en el que como que de repente le decían a mi pareja: “Oye, ¿y no te da viaje que pues esté así haciendo…?” Como metiendo un poco de cizaña.

Él y yo tenemos una relación muy clara en este sentido de los celos, pero si la gente puede tender a juzgar en este sentido, entonces por eso decidí separarlo, porque me vuelvo un personaje y entonces ese personaje seduce ¿no?

¿De dónde consigues la inspiración para componer? ¿Y de qué hablan tus canciones?

De la vida diaria, son muchas cosas, tengo 2doscanciones como muy empoderadas hacia las mujeres ¿no? Porque la mujer se debe empoderar de todo, de su vida, de lo que hace, de lo que dice, de cómo lo vive, de su placer, porque hay muchas situaciones en este sentido, yo soy una persona súper sensual y súper sexual y eso le puede mucho a la gente y le asusta mucho a la gente, que soy muy directa (risas), entonces también de eso hablo en mis canciones.

Hablo también sobre todas las mujeres desaparecidas, las madres, las mujeres que buscan, hablo también del amor, del desamor, de la pérdida, de la muerte, al final creo que este tema de la muerte de mi padre me dio como un toque nostálgico en general en mi vida y en mis canciones .

¿Qué cantante o compositor es tu favorito y por qué?

A ver… Yo creo que cantante Ella Fitzgerald, esa sí definitivamente es mi cantante favorita, creo que tiene una voz virtuosísima, de hecho el día que la escuché cantar e intenté cantar sus canciones fue cuando me di cuenta que el jazz tenía que estar en mi vida. Y compositor favorito… ¡Uy, está bien difícil! Diría que… Por un lado Agustín Lara y por otro lado María Grever y Consuelito Velázquez, porque para mí esta época del cine de oro mexicano me parece muy rica en cuanto a la poesía y musicalmente hablando, me gusta mucho, de hecho tengo composiciones de boleros y tangos porque me parece que la música mexicana y latinoamericana tiene muchísima riqueza y esta época en general, me parece que la forma en la que se escribía era súper súper elegante, muy rica, muy consistente ¿no? Entonces eso me gustó mucho.

 ¿Alguna anécdota que nos puedas compartir?

¿Qué será? ¡Híjole! Es que yo creo que en cada evento hay algo, hay algo diferente, y de las cosas que me gusta es jugar con mi imagen ¿no? Y la última temporada de la Ru empecé a utilizar un antifaz de conejo negro, entonces… (Risa) yo creo que fue muy impactante el subirme así, porque la gente se quedaron algo callados, siempre bromeo con cuestiones sensuales y sexuales y te digo bromeo, mi mamá siempre está como en primera fila y digo algo que les da risa y volteo a ver la cara de mi mamá y le digo “perdón mamá”, entonces no sé… Es que han pasado tantas cosas… ¿Qué será? Bueno, en una ocasión… Como me preocupaba el volumen ¿no? El escucharme bien, y mi cuñada que es una cantante y maestra maravillosa de canto, Nancy Ortega, tomé dos o tres clases con ella y una de las cosas que me decía era “es que no tiene que sonar bonito, deja el ego a un lado” y en una ocasión, en la Jacaranda, en Pátzcuaro, yo estaba súper mal de la garganta y pues estaba cantado Take the eye train con la banda los Aristo Swings, y llegó un punto en el que estaba escateando, es esta parte de la improvisación bocal y entonces no alcanzaba la nota, entonces empecé a hacer así mi voz como “roarr”, ¿sabes? Así como a jugar y la gente se reía muchísimo, y fue muy muy divertido, aplaudieron muchísimo, entonces como para mí fue un reto y un cambio de paradigma en el sentido de escucharme bonito, me di cuenta de que no sólo se trata de una cuestión musical – melódica, sino también es una cuestión interpretativa y que la gente le importa eso, le interesa mucho esta parte escénica y bueno… Ahí como que rompí esta cuestión del ego ¿no? (risas)

¿Cómo enfrentas las críticas que te hacen tus detractores frente a tus letras y tu estilo musical?

Pues uso mucho redes sociales, escucho las críticas y siempre estoy respondiendo, respondo desde mi misión , desde mi comprensión, mucha gente me dice “es que no tienes por qué dar explicaciones” y bueno yo no creo que esté dando explicaciones como tal, sino que me parece importante comunicar como lo quiero decir ¿no? Entonces todo el tiempo estaré dando “explicaciones”, ¿no? Bueno, yo qué quise decir, hoy en día vivimos en un mundo tan interpretativo que es difícil que dos personas se interpreten una misma cosa de la misma forma, entonces  así lo enfrento, lo enfrento con tranquilidad finalmente.

Antes sí, como que me enojaba, pero ahorita ya como que digo “miren: no es su vida, nadie me mantiene, si no les gusta, pueden pasar de página”. En alguna ocasión abrimos un concierto en Tlatehuala, primera vez que hacíamos un concierto con Aristo Swings y entonces me puse un vestido como de los 50s, me maquillé y me puse guantes, siempre escénicamente procuro mucho el vestuario. Me parece importante, me gusta y alguien dijo que no sabía que era necesario disfrazarse para interpretar mi voz… Una cosa así, entonces pues yo respondí: “bueno, para mí sí es importante, porque hay que entregar un producto redondo a mi público”, y ya ¿no?

De repente empezó a hacer una lluvia de comentarios a mi favor, tirándole a este chavo y entonces hasta puse una foto de Kiss (risas). Me apoyaron muchísimo y eso fue súper chido, ¿entonces cómo lo hago? Pues así ¿no? Como tiene que ser una forma natural y diciendo las cosas como las pienso, si no les parece pues bueno, no tienen por qué seguirme. Si están ahí clavados es porque a lo mejor soy una persona demasiado importante en sus vidas (risas).

¿Cómo es un día de trabajo en la vida de «La Ru”?

Bueno, desde la parte musical, trato de darme mi espacio, estar tranquila, no estar preocupada en muchas actividades, porque yo misma hago gestión de mis eventos, entonces tengo que ver los boletos y así, entonces tengo que hacerlo una semana antes.

Llego al lugar dos horas antes, más o menos, verifico que todo esté bien. Unos diez minutos antes de empezar me visto, me echo un mezcal o una chela para relajarme un poco y me voy a la entrada a recibir a mi gente, a toda la gente que está llegando. Ahora que fue lo del cambio con las orejas, porque la intención era que fuera una sorpresa y estuvo divertida, y después hago la primera aparición, en el intermedio, bajo y voy mesa por mesa, saludando y agradeciendo a toda esa gente que está ahí y después al final agradezco, me despido, si me piden fotos, pues les doy la foto, hago corte de caja, ceno, me echo otro mezcal y me voy a casa.

Las canciones que escribes, ¿qué expresan? ¿Qué mensaje quieres darle a la gente?

Yo creo que muchos mensajes, pero el principal es que siempre voy a querer decir, tanto con mis letras y con mi imagen, es que sean congruentes y honestos, el no querer quedar bien con las demás personas para mí es muy importante. Ser yo, no tener que estarme ocultando de la persona que soy, en todos los sentidos, hay muchísimo juicio en nuestro entorno y aquí en Morelia muchísimo más. Entonces, pues… Ahí es como una doble cara, ¿no? Porque la gente se presenta con una actitud como muy reservada en ciertos temas, pero a las espaldas están haciendo cosas peores, entonces la gente debe vivir honestamente, si ya no quieres estar en una relación, pues termínala. Si eres gay, dilo we, si te gusta fumar, pues fuma, ¿sabes? O sea, no te estés ocultando, tu selo, la gente se va a aceptar, la gente que te ama y que te apoya, va a estar, y la gente que no pues aunque sea tu familia, ¡a la fregada! La neta es que lo más importante es ser tú, entonces creo que mis letras son honestas y hablan desde el corazón, buscan esta congruencia, este empoderamiento de ti, de tu cuerpo, de tus emociones, de tus pensamientos, y ya ¿no? La aceptación con uno mismo.

¿Es acaso la música la mejor alternativa para alejarse de los problemas por un momento?

Yo sí creo, cuando las cosas que siempre pregono en los conciertos, de hecho parte de hacer conciertos y hablar en los conciertos, siempre les digo que apaguen los celulares, pónganlos en silencio, volteen para acá al escenario, detrás de todo este show hay horas de trabajo, de estudio, de sacrificio, de lágrimas, de muchísimas cosas y ustedes seguramente traen de afuera, de casa, de trabajo, de la vida, un montón de broncas cargando, entonces en este momento, en este día, estamos reunidos todos y todas, vamos a olvidarnos por un minuto, entonces sí, creo que sí podemos, el arte en general, te ayudan a sí olvidarte o por lo menos para olvidarte por un momento.

¿Qué planes tienes para este año? Metas y objetivos a cumplir

Bueno, tengo varios conciertos programados por parte de la agencia, La Ru: agenda artística y gestión cultural se llama, tengo concierto con Luis Wence a contrabajo y voz el 10 de mayo; el jueves 25 de abril voy a dar un concierto privado para grabar ahí el soundtrack de un documental que se está haciendo sobre el café, hicimos tres canciones con mi hermano el Rul(risas) derivado por supuesto de la Ru (risas), y bueno, tengo programados creo que en agosto, septiembre, octubre y noviembre tengo conciertos programados.

Acabo de entrar en la maestría de Políticas públicas y estoy súper clavada en eso, es de tiempo completo, le vendí mi alma a Conacyt por dos años (risas) y al Instituto de Investigaciones Económicas Empresariales de la Michoacana, también la intención es esa. Tengo un proyecto de una “C” que estoy por fundar, también enfocada al arte y la cultura, y bueno seguir estudiando, seguir dedicándole a mi familia, al arte, escribo y tengo otro personaje de erotismo.

Va a ser la primera vez que la gente sepa quién es ese personaje, así que te voy a dar la primicia: se llama Escarlata, está escribiendo porque de mí es otra persona, no soy yo, es otra persona, es un personaje ¿no? Esperemos que si todo sale bien, este año podamos enviarlo a diferentes editoriales, para ver si se logra imprimir, tal vez aquí no porque la gente se asusta (risas). Es interesante y una muy buena amiga, está medio loquilla pero me cae muy bien.

¿Cuál es tu idea de la felicidad perfecta?

Ser libres y honestos, vivir en la libertad y la honestidad, eso, o sea, hacer lo que te gusta y vivir con lo que te guste y para lo que te gusta, si estás en un lugar y no te hace feliz, muévete, eso no es así. Qué estás esperando, adiós a los miedos, ¿miedo de qué?

¿Qué talento desearías tener?

Dibujar, nunca se me ha dado eso de dibujar, tal vez no tengo la paciencia, a lo mejor no sería el talento el dibujar, sino más bien ser paciente, soy muy impaciente y muy desesperada. Con mis hijos, les digo y me enojo, les digo, ya saben que soy un ser humano, me enojo, no tengo tanta paciencia, no se asusten, y así la hemos llevado. Hoy cumple 15 años mi hijo, entonces justo pensaba… ¿Cómo le hice, canijo? Estaba bien chiquita, tenía 19 años, tenía mucho miedo y no sabía qué hacer, estaba sola, mi mamá me apoyaba pero estaba en realidad sola, me tocaba cuidarlo y atenderlo, yo sentía que se me iba a morir, ya que no sabía cómo. ¡Y míralo! Ahora tiene 15 años.