viernes, 6 diciembre, 2019
Morelia, Michoacán: 15° C
Radio
viernes, 6 diciembre, 2019
Morelia, Michoacán: 15°C

NIÑOS CANTORES DE MORELIA: CONCIERTO DE CELEBRACIÓN DE SU 70 ANIVERSARIO, EL RESCATE DE PARTITURAS Y EL LEGADO DE MIGUEL BERNAL JIMÉNEZ

Reportaje / 25 Nov, 2019 /

Por: Joseluis del Ángel Almada Garmendia

En el último día de actividades de la trigésimo primera edición del Festival de Música de Morelia Miguel Bernal Jiménez, se llevó a cabo en el Palacio Municipal, a las 13:00 hrs, el concierto coral de los Niños Cantores de Morelia, que celebran su septuagésimo aniversario de fundación.

El ensamble coral de 38 integrantes es dirigido por Hernán Cortés Carrillo, quien también es director titular del Coro de Infantes de la Catedral de Morelia, así como el acompañamiento de Víctor Quiroz en el piano.

El programa, de 31 minutos de duración, sin intermedio, cuenta con piezas de dos alumnos del hombre que lleva su nombre en el festival:  Jesús Carreño Godines (1928), el único alumno de Miguel Bernal Jiménez que sigue con vida y de Delfino Madrigal Gil (1924-2016), del propio Miguel Bernal Jiménez (1910-1956), así como partituras rescatadas que forman parte del registro del Archivo Histórico Musical del Conservatorio de las Rosas, descubiertas por el mismo Bernal Jiménez; las primeras dos piezas del programa pertenecen a ese archivo: Ave Verum Corpus y Niños, Niños a Bethlehem.

“Estas dos obras que acaban de escuchar forman parte de este archivo. Ave Verum Corpus, que el maestro Romano Picutti interpretaba siempre en el inicio de todos los conciertos”, comentó Hernán Cortés Carrillo, director de los Niños Cantores de Morelia. El concierto al que hace referencia el director es el ballet Los tres galanes de la Juana (1952), presentado en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Romano Picutti era el director titular de los Niños Cantores en ese año, y participaron en ese concierto.

Cortés Carrillo también hizo referencia a la estirpe de músicos en el país, mencionando a Jesús Carreño, alumno de Miguel Bernal Jiménez: “Miguel Bernal descubrió y dio a conocer el archivo y tuvo muchos alumnos. Fue un gran maestro, profesor, organista, musicólogo, compositor, director de coros. Tuvo alumnos muy destacados. Hoy tocaremos piezas de dos de ellos: el maestro Jesús Carreño, quien es el único que sobrevive de estos alumnos, de una estirpe de músicos que se diseminaron por todo el país”, expresó. Las piezas de José de Jesús Carreño presentadas en el concierto fueron: Pastores, Venid, Canción de los Martillos y Morelia.

De la misma forma, una pieza de Delfino Madrigal Gil, también alumno de Miguel Bernal Jiménez, fue elegida en el repertorio: Suite Pueblerina Tarasca Lago de Pátzcuaro, dividida en tres segmentos: Pacanda, Erongarícuaro y Arócutin. El director Hernán Cortés comentó que el maestro Delfino Madrigal escuchaba canciones típicas en su natal Erongarícuaro y que eso lo llevó a componer una pieza similar, ya que le gustaba mucho el Lago de Pátzcuaro, así como su tierra natal, siendo así un homenaje a sus raíces.

El último número del programa de aniversario de los Niños Cantores contiene tres canciones de Miguel Bernal Jiménez: Mañanita, La Saltapared (texto de Ramón López Velarde) y Tres Antífonas para México (texto de Joaquín Antonio Peñaloza). Las tres antífonas son: a) Aleluya, b) La Voz del Coyote (ésta, en palabras del director Cortés Carrillo, es ‘tétrica’, ya que ‘hace referencia a la guerra y a las flechas’) y c) ¡Bailemos, bailemos!

El público quedó encantado con el concierto, y pidieron “otra” canción. “Esta es una canción tradicional del coro de los Niños Cantores y es una muy popular del maestro Miguel Bernal Jiménez, muchos la conocerán”, concluyó el director Hernán Cortés. Posterior al mensaje del director, sonó Valle de Rosas, y como dice la letra de la misma: “corren dos arroyitos de lagrimitas”, porque es el último día de la 31ª edición del Festival de Música de Morelia, que ha deleitado a propios y extraños.

Déjame, deja que lo disfrutemos, aunque sea un poco más, y no llores, no llores, porque el show debe continuar.